Versiones musicales de la latinoamérica optimista

Buena parte de los paisajes de nuestros países latinoamericanos están compuesto indefectiblemente por su música y sus aromas: como importantes constructores de una identidad mestiza en constante dinamismo global. Son melodías que parecieran desafiar el tiempo, las crisis económicas y el misticismo de las tradiciones tierra adentro. Ritmos que parecieran la banda sonora -no dirigida- de la historia cotidiana de este basto continente de contrastes, donde la esperanza no precisa ser traducida ni desenredada del lenguaje más agreste.

A propósito de mi más reciente colaboración en el estupendo blog de un querido amigo y colega (sobre clones de canciones: http://www.clonesproject.com/) he reseñado sobre tres canciones, que a pesar de estar rodeadas de contextos geográficos y temporarios distintos, constituyen referencias a la alegrías, la amargura y las esperanzas que se hacen canción, mientras ocurre nuestro tránsito accidentado en la historia como región. Con ellas y muchas otras se teje la urdimbre cultural de nuestro estancia en esta región del extremo occidente.

Se trata de tres temas muy especiales y que aquí podrás también accesar a esas publicaciones antes mencionadas:

  • La primera, es “Ojalá que llueva café“ interpretada originalmente por el prodigioso músico dominicano Juan Luís Guerra. Una canción que no renuncia a la dulzura del ritmo y a la alegría de su canto, para reclamar una realidad tan infeliz como la escasez en el campo.
  • La segunda es la canción española Un beso y una flor conocida por toda la región por el portento vocal del cantante Valenciano Nino Bravo. Quién transmitiera con sencillez el desafuero de la migración forzada y la reticencia de la esperanza de quién debe partir a un lugar mejor.
  • Y finalmente Yo Viviré Uno de los clones más entusiasta que haya conocido, tanto por su contenido como por la persona quién la interpretó: Celia Cruz. Y efectivamente la divina voz de la alegría de la cantante cubana, nos enseña el poder del canto como instrumento analgésico de la tristeza y símbolo de resistencia ante los infortunios de los derechos civiles de las minorías.

Existen muchísimas más canciones originales y sus clones, incluso aquellas que se quedarían en la historia no escrita, en la tradición oral, pero que forma parte de este mapa de deseos de mejoría para nuestra región latinomaericana. Como si fuese una evidencia empírica que confirma al optimismo como nuestro principal rasgos compartido.

Anuncios

Publicado por

Xavier

Politólogo (UCV y UAB). Magíster en Estudios Latinoamericanos (USAL). Director de la ONG Entorno Parlamentario (@eparlamentario). Miembro del equipo directivo de @EducaMiranda

Un comentario sobre “Versiones musicales de la latinoamérica optimista”

Y a ti qué te parece este artículo? déjame conocer tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s