¡Eres el mensaje!

Por John Magdaleno. Se trata del famoso libro de Roger Ailes, que en muchos sentidos cambió las nociones dominantes en la opinión pública (y quizás entre algunos Consultores de la “vieja escuela”) acerca de la comunicación política en el mundo de hoy. Aunque fue publicado en 1989 por Doubleday, conserva aún, casi 23 años después, una vigencia extraordinaria y se aplica en gran medida a las estrategias de comunicación y de gestión de imagen de los líderes más vanguardistas de la actualidad, tanto políticos como empresariales.

¿Qué significa que “tú eres el mensaje”? Es decir, ¿qué significa, por ejemplo, que un líder político, o más específicamente un candidato, es, en sí mismo, el mensaje? 

En opinión de Ailes, significa que cuando ese líder se comunica con una audiencia, no son sólo las palabras que elige enviar las que componen el mensaje. Ese líder político o ese candidato también está enviando otras señales sobre el tipo de persona que es: por sus ojos, su expresión facial, su lenguaje corporal, su tono de voz, el volumen y la intensidad de la misma, el compromiso que transmite con el mensaje que verbaliza, su sentido del humor y muchos otros factores.

La persona que recibe el mensaje (o mejor, los diversos mensajes) es bombardeado con símbolos y señales que el líder político o el candidato le envía. De modo que, en opinión de Ailes, todo lo que usted hace en relación con otras personas influye en los juicios que estas se forman sobre su personalidad, sobre lo que usted representa para ellas y sobre su mensaje.

“Eres el mensaje” se refiere al hecho de que, a menos que usted armonice los diversos elementos que componen la comunicación de su mensaje, podría correr el riesgo de que las audiencias a las que se dirige reciban o capten señales distintas –y a veces contradictorias- con el mensaje que usted intenta enviar. Las palabras en sí mismas no tienen sentido a menos que se produzca una sincronización satisfactoria entre todos estos elementos. De forma tal que el conjunto de las señales que se envían afectan la forma en que otros piensan y responden a sus comunicaciones.

Ahora que [estamos en época electoral en Venezuela] valdría la pena dedicar un momento al estudio del enfoque y los consejos prácticos que Ailes pone a la disposición en este libro, sobre todo si se desea tener éxito. Considerar la complejidad de los procesos de comunicación y cuidar todos los detalles que influyen en la imagen que los demás se configuran de usted es, sin duda, el único camino conocido en el marco de la lucha por el triunfo.

Enlace original aquí.

Anuncios

Publicado por

Xavier

Politólogo (UCV y UAB). Magíster en Estudios Latinoamericanos (USAL). Director de la ONG Entorno Parlamentario (@eparlamentario). Miembro del equipo directivo de @EducaMiranda

Y a ti qué te parece este artículo? déjame conocer tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s