El Congreso de Paraguay amenaza con destituir este viernes al presidente Lugo

Por Francisco Peregil. El País. 

Fernando Lugo, el primer político de izquierdas que accedió a la presidencia de Paraguay tras 61 años de gobierno del Partido Colorado, está al borde de la destitución. Tras perder el apoyo de sus aliados políticos a causa de un episodio de violencia que terminó hace una semana con la vida de siete policías y nueve campesinos, la Cámara de Diputados aprobó este jueves emprender un “juicio político”, contra Lugo.

Mediante este proceso, contemplado en la Constitución de Paraguay, el Senado se convierte en tribunal y podría dictaminar la destitución del presidente en un plazo de 24 horas a partir de una acusación formulada en la Cámara baja. Es decir, la destitución de Lugo como presidente puede ser efectiva este mismo viernes. La ley establece que el proceso ha de iniciarse solo tras una acusación formulada por la Cámara de Diputados que debe ser aprobada por mayoría de dos tercios, es decir, por 54 de los 80 diputados. Fueron 76 los diputados que ayer votaron contra el presidente. Tres se encontraban ausentes y solo uno lo apoyó.

Tras conocer la votación, Lugo declaró desde el Palacio Presidencial que no pensaba dimitir. Pensaba someterse al juicio, a sabiendas de que el fallo supondría su destitución. En un mensaje televisado afirmó que, mediante “medios políticos”, se estaba tratando de “robar la soberanía” que expresaron los ciudadanos en 2008 en las urnas. Varias formaciones progresistas respondieron a este llamamiento anunciando que trasladarían en camiones a cientos de campesinos hacia la capital para tratar de evitar el juicio contra Lugo.

Mientras eso sucedía, el proceso de destitución avanzaba. El Senado se reunió con carácter de urgencia para deliberar sobre las bases y horarios del juicio. Los pocos senadores partidarios de Lugo intentaron que la resolución del mismo se demorase tres días para recabar mientras tanto mayor apoyo popular. Finalmente, la Cámara alta determinó que el presidente solo disponía de 24 horas para preparar su defensa. No tendrá más de dos horas para exponer sus argumentos.

Durante la madrugada Lugo habló para la cadena internacional Telesur, con sede en Caracas, y usó un lenguaje de ruptura, denunciando que Paraguay está viviendo “un golpe de Estado exprés”, según informa la agencia EFE. Para el presidente, el movimiento del Congreso carece de “argumento válido” alguno. “Nosotros decimos que es anticonstitucional, porque no se respeta el debido proceso”, añadió el gobernante, quien confirmó que este viernes comparecerá ante el Legislativo.

Este viernes, a las 12:00 del mediodía está previsto que inicie su turno de defensa el presidente Lugo. Según el calendario aprobado, a las 14:30 se evaluarán las pruebas y a las 15:30 se presentarán los alegatos finales. Finalmente, en una sesión que comenzará a las 16:30 (hora local) se dará a conocer el veredicto. El fallo, a buen seguro, será condenatorio. A Lugo solo le quedaría el apoyo de unos seis senadores de izquierdas. Y los opositores al presidente solo necesitan los votos de 30 de los 45 senadores para destituir a Lugo.

En esta situación, “solo una rebelión masiva del pueblo podría evitar la marcha de Lugo”, indicó desde Asunción el periodista de Abc Color Jorge Benítez. En los diarios de Paraguay se esperaba para este jueves mismo la llegada de los campesinos hacia Asunción, pero varios dirigentes indicaron que llegarían el viernes por la mañana.

La destitución fue propuesta el pasado miércoles por el opositor Partido Colorado y apoyada por el Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), aliado del Gobierno hasta ese momento.

El origen de la censura contra el presidente está en la crisis política desatada tras la matanza acaecida en la localidad de Curuguaty el pasado viernes 15. Las muertes se produjeron en un enfrentamiento durante la operación de desalojo de unos campesinos que habían ocupado una finca.

El suceso ya había provocado la destitución del ministro del Interior y la salida del Gobierno de todos los ministros del Partido Liberal Radical Auténtico. Pero la tensión siguió aumentando. La oposición acusa a Lugo de haber alentado las invasiones de tierras por parte de los llamados carperos, los campesinos ocupantes de fincas. Y, en efecto, nada más ganar las elecciones y antes de asumir el mando, cuando aún era presidente electo, Lugo se reunió con varios dirigentes agrarios y les prometió “soluciones genuinas” en la redistribución de la riqueza.

“Denuncio ante el pueblo que su voluntad está siendo objeto de un ataque inmisericorde de sectores que siempre se opusieron al proceso democrático”, declaró el presidente paraguayo. “El pueblo no olvidará que se pretende interrumpir un proceso democrático histórico a solo nueve meses de nuevas elecciones generales, violando lo más significativo que tiene la democracia”, añadió.

Si el Senado declarase culpable a Fernando Lugo, será el actual vicepresidente, Federico Franco, quien asuma la presidencia del país. Y en caso de que el Senado dictamine que Fernando Lugo cometió algún tipo de delito durante la gestión de la crisis tras la matanza, su caso pasará a la justicia ordinaria.

Enlace original aquí.

Anuncios

Publicado por

Xavier

Politólogo (UCV y UAB). Magíster en Estudios Latinoamericanos (USAL). Director de la ONG Entorno Parlamentario (@eparlamentario). Miembro del equipo directivo de @EducaMiranda

Y a ti qué te parece este artículo? déjame conocer tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s