Directiva de AN aplica "ley del hielo" a jefes de fracción

Por Pedro Pablo Peñaloza. El Universal.

Para tratar a los jefes de la bancada de la oposición, la junta directiva de la Asamblea Nacional aplica una ley: la del hielo.

Desde finales de marzo, los máximos representantes de las fracciones de la Mesa de la Unidad Democrática no han sostenido contactos “formales” con la cúpula del Parlamento.

La última reunión habría sido la mañana del 22 de marzo. En aquella oportunidad, el primer vicepresidente de la Cámara, Aristóbulo Istúriz (PSUV-Caracas), conversó en privado con sus colegas Edgar Zambrano (AD-Lara), Juan Carlos Caldera (PJ-Miranda) y Carlos Berrizbeitia (Prove-Carabobo).

El tema abordado en el cónclave: la convivencia. Aún estaba fresco el “choque” verbal que habían protagonizado el martes 20 de marzo el diputado Abelardo Díaz (Copei-Táchira) y el mismísimo presidente de la AN, Diosdado Cabello.

En medio de un acalorado debate sobre la presunta agresión perpetrada por Richard Mardo (PJ-Aragua) contra una periodista del sistema nacional de medios públicos, Díaz apuntó que la exprimera dama, Marisabel Rodríguez, podía hablar sobre la “violencia de género”, y Cabello le respondió ofreciéndole unos golpes.

Para evitar que la sangre llegara al río, Istúriz, Zambrano, Caldera y Berrizbeitia revisaron la situación y se comprometieron a evitar las descalificaciones personales.

Sin embargo, en la sesión siguiente el propio primer vicepresidente tuvo un encontronazo con Alfonso Marquina (UNT-Miranda), cuando intentó negarle el derecho de palabra.

Fase dura

La salida de Fernando Soto Rojas (PSUV-Falcón) de la Presidencia de la AN fue lamentada por voceros de la oposición. El tiempo les ha dado la razón.

“Con Soto Rojas se podía hablar, pero con Cabello la comunicación es cero”, comentan.

En su lugar, Istúriz se entiende con sus rivales en la Cámara.

Un experimentado legislador evalúa el escenario y concluye:

“creo que el distanciamiento es premeditado por la campaña electoral, la línea oficialista es la confrontación”.

Así las cosas, los contactos entre chavistas y opositores se limitan al trabajo en las 15 comisiones permanentes de la AN y la “informalidad” de los pasillos del hemiciclo. Allí, tomándose un café o fumándose un cigarrillo, rojos y azules intercambian opiniones.

Gran obstáculo

La ausencia de diálogo afecta el desempeño en Cámara. “Si hubiese coordinación, la plenaria podría ser mucho más productiva”, señala un parlamentario, tras destacar que la falta de información les impide diseñar con mayor precisión su estrategia para enfrentar los planteamientos del chavismo.

Enlace original aquí.

Anuncios

Publicado por

Xavier

Politólogo (UCV y UAB). Magíster en Estudios Latinoamericanos (USAL). Director de la ONG Entorno Parlamentario (@eparlamentario). Miembro del equipo directivo de @EducaMiranda

Y a ti qué te parece este artículo? déjame conocer tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s