La danza del gasto. [A propósito de los Créditos Adicionales]

Por Miguel López Trocelt. Tal Cual. 

Todos los caminos del gasto corriente en Venezuela no se remiten solamente al presupuesto nacional que se aprueba cada año, sino también engloba los créditos adicionales que la Asamblea Nacional le concede al gobierno cada mes, y a las solicitudes de deuda, que cada vez arrojan más cifras astronómicas.

Hasta el lunes pasado (03-09-2012), el órgano legislador le había autorizado a la administración pública la bicoca de Bs 98.010 millones adicionales a la Ley de Presupuesto de este año, que se le aprobó en diciembre por la suma de Bs 297.837 millones. Se deriva de esto que el monto total ya concedido al Ejecutivo para sus disponibilidades va por la cifra de los 395.436 millones.

Y cabe la pregunta, si ese proyecto anual de ingresos y egresos que rige el destino económico del país se prepara y proyecta con meses de anticipación; como es que no acaba de empezar el año en que se pondrá en práctica y ya se le pide a la Asamblea en el propio mes de enero recursos sonantes complementarios.

Aquí hay dos respuestas. La primera es que no hay una planificación seria y comedida de lo que se necesita y de lo que se dispondrá, o, en un segundo argumento, que en realidad se hace para cumplir con un requisito.

Pero que los fondos, en su mayoría provenientes del petróleo, están allí para tomarlos sin ninguna discreción, sino para tapar “los huecos fiscales”, las desavenencias que se presenten más adelante, o sencillamente para echarle mano al colchón, cuando sea necesario.

Por algo el presupuesto del monje Jorge Giordani mantiene algunas proyecciones que ni él mismo cree, como la fijación del precio del petróleo en 50 dólares para este año, cuando hasta el estudiante más torpe de economía sabe, que para este año, y quizás el próximo en ningún caso, el precio petrolero bajaría de los 80 dólares por barril. De hecho, en lo que va de año el mismo promedia 105,41 dpb. Todo por las circunstancias actuales de la economía mundial.

Asimismo pasa con la inflación la cual se calcula en el presupuesto entre 20% y 22 %. Bueno, con esta cantidad inmensa de liquidez y circulante en la calle, y los precios cada días más ajustados hacia arriba, también ello parece otra ficción, que de mantenerse en esas cifras, pues es evidente que se quebranta una clásica ley de oro de la economía: cuanto más dinero hay, más se gasta, y ello tiende a elevar la sobredemanda y por supuesto los costos.

Pero aparte de esta retórica debe decirse que no se entiende porque si se aumentan los gastos, que van casi en un tercio del presupuesto normal, como es posible que se recurra igualmente a un endeudamiento público, que el gobierno ha venido acelerando en los últimos meses, al punto que ya se prevé que alcance los 120 mil millones de dólares para este año 2012. Pareciera que el clima político así lo exige en desmedro de la población venezolana.

Y surge la duda, será que los técnicos oficiales tanto del BCV como del Ejecutivo están jugando con el gasto público para inducir el crecimiento del Producto Interno Bruto, para presentarlo como un logro y así incidir en el cargado ambiente electoral que se vive el país.

Enlace original aquí.

Anuncios

Publicado por

Xavier

Politólogo (UCV y UAB). Magíster en Estudios Latinoamericanos (USAL). Director de la ONG Entorno Parlamentario (@eparlamentario). Miembro del equipo directivo de @EducaMiranda

Y a ti qué te parece este artículo? déjame conocer tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s