“Hay que construir una izquierda para gobernar, no [sólo] para protestar”. Entrevista a Marcelo Ebrard

El País. El 5 de diciembre [de 2012], Marcelo Ebrard (México DF, 1959) abandonará después de seis años el Gobierno de la capital mexicana, una metrópolis de nueve millones de habitantes que es ejemplo de modernidad y libertades para todo México. Los ciudadanos premiaron su gestión eligiendo como sucesor suyo por abrumadora mayoría en las elecciones del 1 de julio al exprocurador (fiscal) del DF, Miguel Ángel Mancera, con un claro compromiso: la continuidad del proyecto progresista de la ciudad.

Pero Ebrard es más que un alcalde popular. Miembro del Partido de la Revolución Democrática (PRD), representa también la gran esperanza de la izquierda moderada en un momento en el que las fuerzas progresistas han roto filas tras la decisión de Andrés Manuel López Obrador —derrotado en las presidenciales de 2006 y 2012— de convertir su Movimiento Regeneración Nacional (MORENA) en partido político. Ebrard, que ya ha anunciado que buscará la presidencia en 2018, se ha fijado como primer objetivo refundar el PRD.

Pregunta. En noviembre, tras una encuesta interna, dejó que López Obrador fuese el candidato de la izquierda a la presidencia. Vistos los resultados —el Partido Revolucionario Institucional (PRI) ganó por tan solo 3,2 millones de votos—, ¿no se arrepiente?

Respuesta. No. Con dos candidatos de la izquierda en conflicto nos hubiéramos ido a los resultados de las legislativas de 2009 [el PRD obtuvo el 12% de los votos]. Andrés Manuel tuvo mucho éxito en reducir sus negativos [opiniones en contra]. Nunca pensé que lo lograría. Además, entonces no tenía la confirmación que representan los resultados del DF, que demuestran que una propuesta progresista puede ganar el respaldo de sectores que jamás votarían por un militante orgánico de la izquierda.

P. Tanto que Mancera podría ser su rival dentro de seis años.

R. No lo descarto. El DF premió el perfil de Miguel Ángel, que no es militante del PRD, y logró un voto que nunca ha sido perredista y que está ahí. Eso es importante.

P. ¿Y ahora qué? Usted ha defendido un Frente Amplio de la izquierda a la uruguaya, pero López Obrador se ha separado del PRD, no se ha retirado.

R. En las elecciones a la Cámara de Diputados de 2015 se verá el quién es quién en la izquierda, se establecerá una nueva correlación de fuerzas. El Frente Amplio solo puede existir después de ese examen.

P. ¿Y otra vez esa alianza esquizofrénica de moderados y radicales?

R. Hay que saber leer la realidad mexicana. Primero, nunca se ha permitido que la izquierda gobierne, salvo en el DF, lo que hace que haya en parte un sentimiento de frustración. Segundo, la desigualdad económica es tan inmensa… el ingreso per cápita en la ciudad de México es casi 20.000 dólares y en buena parte del sur del país no llega a 8.000. Eso polariza mucho y explica que exista una izquierda muy de protesta social. El gran reto para que la izquierda llegue alguna vez al Gobierno nacional es incluir al norte y occidente del país, regiones que nunca van a respaldar una opción radical.

P. ¿Qué va a pasar con el PRD?

R. Necesita un relanzamiento. Necesita otra dirección, otros estatutos y resolver los procesos de selección de candidatos. Hay que refundar el partido y celebrar un congreso. ¿Qué nos puede llevar a hacerlo? La competencia con Andrés Manuel. La ventaja del PRD es que MORENA es el partido de una sola persona; su desventaja es su faccionalismo. Esa competencia puede provocar el cambio que el PRD no ha querido hacer en años. Tan es así que su fundador [Cuahutémoc Cárdenas] se alejó del partido.

P. El PRD ha vivido del carisma de sus líderes, primero Cárdenas y luego López Obrador, ¿qué va a pasar ahora?

R. Es una prueba de fuego, pero lo que se necesitan son prestigios políticos, no carismas. Para ocupar el espacio del centroizquierda tienes que hacer una oposición más informada, más crítica y más sensata. Mucha gente se alejó del partido porque no les gusta su burocracia, sus facciones. Hay que convocar al centroizquierda antes de diciembre y después celebrar el congreso. Somos la segunda fuerza nacional y hay que jugar ese papel. Si utilizamos un discurso ideológico muy genérico probablemente nos vamos a aislar. El programa esencial del PRI tiene el consenso del PAN. Es una cosa extrañísima en México: las reformas pendientes del partido que se va son las que trae el señor que entra.

P. ¿Qué opina de la buena relación entre el presidente Felipe Calderón y el PRI?

R. Es una cosa escandalosa.

P. ¿Existe el llamado PRIAN, esa coalición de intereses entre PRI y PAN (Partido Acción Nacional)?

R. Me queda claro que así es. Una cosa es la institucionalidad y otra la complicidad.

P. Usted insiste en un cambio de rumbo para México. ¿En qué consiste?

R. Creo que el PRI y el PAN tienen un proyecto que se hizo en los años noventa. Creen que si se hacen tres cosas México crecerá mucho. Una es la reforma energética, hacer de Pemex algo parecido a Petrobras. La segunda, la reforma fiscal, que quiere decir aportar más por consumo en un país tan desigual. Y la tercera es flexibilizar el mercado de trabajo. Es lo que dijo [Vicente] Fox, lo mismo que dijo Calderón y lo mismo que dice Peña. Para nosotros la prioridad es la reforma fiscal, meterse con los

privilegios y no subir el IVA, y en segundo lugar hacer una inmensa inversión en educación. Eso significa el cambio de rumbo.

P. ¿Cree que la izquierda debe proponer un pacto nacional contra la violencia?

R. Un pacto contra la violencia está muy bien, pero con qué contenido, porque ha habido varios. Me preocupa mucho que vayan a profundizar en la estrategia de guerra porque ha fallado y ha sido muy costosa. Hay que sentarse con Peña Nieto y preguntarle qué es lo que va a hacer porque si es lo mismo no estamos de acuerdo.

P. ¿Ve a Peña Nieto capaz de hacer un gesto que demuestre que hay un nuevo PRI? ¿Deshacerse de gobernadores impopulares o romper con Elba Esther Gordillo, jefa del sindicato de maestros?

R. No lo descartaría, casi por propia supervivencia. Se debe preocupar de que la mayor parte de los jóvenes urbanos votaron en contra suya. Y no les va a convencer con una comisión anticorrupción. Está el precedente del presidente Salinas de Gortari que ganó mucha credibilidad con gestos de ese tipo y eso le dio cierto espacio de maniobra. Probablemente esté pensando en algo así.

P. ¿Qué hará a partir del 6 de diciembre?

R. Visitar todos los Estados, invitar a mucha gente a participar en este proyecto de izquierdas y no pensar en términos partidarios tradicionales porque no funcionaría. Un proyecto vinculado a la experiencia de gobierno, no solo a canalizar la inconformidad. Hay que construir una izquierda para gobernar, no para protestar.

Enlace original aquí.

Anuncios

Publicado por

Xavier

Politólogo (UCV y UAB). Magíster en Estudios Latinoamericanos (USAL). Director de la ONG Entorno Parlamentario (@eparlamentario). Miembro del equipo directivo de @EducaMiranda

Y a ti qué te parece este artículo? déjame conocer tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s