Asamblea post-electoral. Editorial del Parlamentoscopio #7

Por Xavier Rodríguez Franco*
Ya se conocen los resultados de la elección presidencial, Hugo Chávez continúa en la presidencia por un nuevo mandato, luego de una campaña electoral que prácticamente tuvo paralizadas a la mayoría de las instituciones del Estado. La Asamblea Nacional no escapó de esta realidad, y la suspensión de la agenda de trabajo de la institución fue evidente e impúdica.

Ese estancamiento institucional, da muestras de una inocultable carencia de autonomía funcional que identifica al órgano, cuyo carácter deliberativo pareciera estar más signado por “órdenes de arriba” como lo declaraban abiertamente los propios diputados en entrevistas recientes. Este resultado electoral ha definido desde ya el devenir parlamentario: reactivación selectiva de los casos de investigación, incorporación inconsulta de nuevas iniciativas legislativas, oscuridad en el manejo del Presupuesto 2013, ruptura de cualquier puente de reconciliación son algunos de los aspectos que han caracterizado la reanudación de las sesiones ordinarias. Todo ello, hace suponer que el esquema de subordinación del Poder Legislativo no tendrá cambios sustanciales en el futuro inmediato.

Lo que sí parece claro, es que el Poder Legislativo jugará un papel central en el esquema de gobernabilidad de este próximo período presidencial, el cual probablemente continúe siendo un ejercicio ilimitado en el que la Asamblea será el órgano que profundice los marcos normativos de la Revolución hacia “el socialismo” tal como lo vaya entendiendo el Presidente Chávez.

Ante esta realidad la oposición debería asumir una comprensión de su papel de contención, en la única instancia representativa a nivel nacional que mantiene como lo es la Asamblea Nacional. Su presencia en cada escaño, a pesar de las adversidades, es capital para hacer creíble una alternativa democrática que pueda seguir construyéndose en el país. En este sentido, es central la creación de dispositivos de acción parlamentaria que permitan mayor cohesión, disciplina y proactividad mayores lo mostrado a la fecha.

Mientras tanto seguirá siendo necesario ampliar y enriquecer el diálogo parlamentario, desde el planteamiento de opciones sostenibles, construyendo la deliberación proactiva que requiere tanto el 55% como el otro 45% que completa el país.

En este sentido, en este número del Parlamentoscopio les ofrecemos una valoración de los efectos de las instituciones democráticas; asimismo, los acercamos a las nuevas tendencias de parlamentarismo electrónico y cómo se ha venido convirtiendo en una novedosa forma de representación política. En la entrevista del mes conoceremos al diputado Stalin González, quien nos comentó sobre su desempeño en el parlamento venezolano. Para complementar esta edición, le daremos a conocer la labor del Parlamento latinoamericano en pro de la integración regional; así como también, un interesante análisis comparativo entre los gobiernos de Argentina y Venezuela en cuanto a la concepción de O’Donnell “democracias delegativas”. Esperamos que los contenidos de esta edición, siga enriqueciendo el clima de debate público, en esta nueva etapa de nuestro devenir político nacional.

________________

[*] Politólogo (UCV y UAB). Director de Entorno Parlamentario (@xfranco22)

 

Anuncios

Publicado por

Xavier

Politólogo (UCV y UAB). Magíster en Estudios Latinoamericanos (USAL). Director de la ONG Entorno Parlamentario (@eparlamentario). Miembro del equipo directivo de @EducaMiranda

Y a ti qué te parece este artículo? déjame conocer tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s