Cuando los "Verdes" llegaron al Parlamento alemán

verdesPor Frédérique Lémaitre (Milenio). Hace 30 años, 28 jóvenes militantes “por el medio ambiente”, vestidos de mezclilla y tenis, lograron las primeras bancadas legislativas para una oferta ecologista que a la vuelta de los años “tomó el poder” en ese país.

Cerrado desde octubre de 2008, el aeropuerto Tempelhof de Berlín reabrió sus puertas el 12 de marzo anterior a fin de que unas dos mil personas pudieran realizar un sorprendente viaje en el tiempo.

Durante una noche, los Verdes alquilaron el espacio para celebrar ahí los 30 años de su ingreso al Bundestag. Fue en efecto en marzo de 1983 cuando 28 militantes ecologistas, conocidos sobre todo hasta entonces por su combate contra la industria nuclear civil y la instalación de misiles de EEUU en Alemania, fueron electos por primera vez en el Parlamento.

Con sus pantalones de mezclilla, sus tenis y sus provocaciones, los Verdes hicieron que corriera sobre la muy conservadora República de Bonn (todavía divididas las dos Alemanias por el muro de Berlín) una brisa libertaria que tanta falta hacía. ¡Pero qué lejano parece ese tiempo!

El 12 de marzo, tan solo unos carteles situados en un entrepiso recuerda los pequeños y grandes momentos del partido. En el exterior, los Mercedes y los Audi esperan prudentemente a sus propietarios. Dos ministros de Angela Merkel también llegaronhasta ahí: Peter Altmaier, ministro del ambiente que nunca escondió su inclinación por una alianza de la Democracia Cristiana, CDU-Verdes, y Guido Westerwelle, ministro de Relaciones Exteriores y ex presidente del Partido Liberal. El Partido Social-demócrata, aliado privilegiado de los Verdes, está representado por Frank-Walter Steinmeier, presidente del grupo parlamentario.

Y es que, en tres décadas, los izquierdistas que constituían un “peligro para la democracia” (dixit Egon Bahr, un líder social-demócrata) se han vuelto creíbles. Después de violentos debates entre “fundamentalistas” y “realistas” para saber si el partido debía o no aceptar ejercer el poder con los socialdemócratadas, cuatro de ellos se volvieron ministros en los gobiernos de Gerhard Schröder (1998-2005): Joschka Fischer (exteriores), Jürgen Trittin (ambiente), Andrea Fischer (salud) y Renate Kunast (agricultura y consumo).

La prueba fue por momentos dolorosa, en especial cuando Fischer (ausente el pasado 12 de marzo) debió convencer a sus compañeros de aceptar el envío de militares a Kosovo. Y luego a Kabul. Pero el partido, pese a su hemorragia militar, salió reforzado.

Los Verdes cuentan hoy con 68 diputados. A diferencia del Partido Liberal y de Die Linke (izquierda radical), ellos están presentes en los 16 parlamentos regionales. Uno de ellos, el muy católico Winfried Kretschmann dirige incluso el Bade-Wurtemberg, cuna del automovilismo alemán, y diversas alcaldías están en manos de los Verdes, entre ellas Stuttgart.

Con 60 mil miembros bien implantados en los medios urbanos y educados, los Verdes han ido captando poco a poco al electoral liberal jugando sus tres cartas: la modernización de la vida política, los temas sociales (derechos de las mujeres, de los homosexuales…) y por supuesto la protección del medio ambiente y del clima y la salida de la energía nuclear.

Al decidir en la primavera de 2011 que en el 2022 Alemania va a abandonar su industria nuclear civil, la jefa de gobierno, Angela Merkel reconoció la legitimidad del combate fundacional de los Verdes, que también contribuyeron a otra cosa: que se hiciera un diagnóstico del país con vistas a un modelo “durable”.Regla básica: “Cada generación debe ella misma cumplir con sus deberes y no puede posponerlos para las generaciones futuras”.

Durante cuatro años, la situación del país fue analizada de manera exaustiva en cuatro grandes temas (justicia generacional, calidad de vida, cohesión social, responsabilidad internacional).

Para 2012, en cinco de 21 ámbitos la situación era muy mala en: diversidad de las especies, deuda pública, contaminación causada por la movilidad, salud y desigualdad hombres-mujeres.

Pero en Alemania, aun cuando los Verdes no son gobierno, la ecología está en el poder.

Enlace original aquí.

Anuncios

Publicado por

Xavier

Politólogo (UCV y UAB). Magíster en Estudios Latinoamericanos (USAL). Director de la ONG Entorno Parlamentario (@eparlamentario). Miembro del equipo directivo de @EducaMiranda

Y a ti qué te parece este artículo? déjame conocer tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s