La oposición se pierde en la Asamblea Nacional

Asamblea NacionalPor Mariana Martínez Rodríguez. El Mundo Economía y Negocios.

Es martes, día de sesión ordinaria en el Parlamento nacional. El oficialismo se presenta en bloque y actúa como tal, repitiendo a coro los mismos mensajes y las mismas ideas.

La oposición, en cambio, asiste a medias y cada quien parece actuar por su lado.

Deficientes y desarticulados. Así luce y actúa la representación opositora en la Asamblea Nacional (AN) para quienes les observan. 67 individualidades con una curul y una investidura donde no han aprovechado su espacio para ejecutar políticas consistentes, con unidad de criterios y de acción , sin capacidad de investigación y de ejecución.

Está claro que el entorno es hostil para los diputados de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD). Sin embargo, el politólogo y consultor, Édgard Gutiérrez considera que esto “no es excusa” para desaprovechar los espacios y hacer que sus posiciones sean orgánicas y trasciendan.

El también politólogo y director de la ONG Entorno Parlamentario, Xavier Rodríguez Franco, coincide con esta apreciación, y en su conjunto califica la gestión de estos funcionarios como “deficitaria”, salvo por contadas excepciones.

“En 2011 hubo una nutrida asistencia y cohesión de bloque, así como un ánimo más propositivo. Pero les faltó hacer más seguimiento a sus mismas propuestas -casos como la Ley de Primer Empleo-, además hay poca participación”, dice Rodríguez Franco.

El estudioso del comportamiento parlamentario, indica que la poca participación se hace notar no solo en la Plenaria del Parlamento o en las consultas públicas, sino cuando no denuncian abiertamente la falta de conocimiento sobre leyes cuyos proyectos no son elaborados por el Poder Legislativo, o por decisiones que no son discutidas.

“No han usado su fuero parlamentario para hacer que se divulguen. Pocos diputados tienen blogs o medios por donde difundan sus posturas en forma masiva. Mientras -esto ocurre- en la AN le ha cerrado el acceso a la opinión pública”, agrega.

De manera que su actuación, no ha contribuido a juicio de Rodríguez Franco, a que se abra el debate, pues ellos “no le han dado seguimiento a su labor parlamentaria”.

Considera que los representantes de la oposición deben buscar formas de transparentar lo que ahí se discute y se aprueba; ser más enfáticos en las denuncias sobre la ausencia de documentos públicos que no son colocados en la web, como es la obligación por ejemplo de las Memoria y Cuenta 2010-2011-2012; así como plantear nuevas iniciativas legislativas.
“Hay discrepancias notorias y en el último tiempo hay una ausencia  más grande de los asambleístas, lo cual es contraproducente en un clima de campaña electoral”.

Vía libre para el oficialismo

La falta de creatividad para hacerse escuchar, la debilidad en las investigaciones y la pasividad de su labor, son defectos que los han disminuido como voceros, y le sirve el escenario a los oficialistas.
Rodríguez Franco plantea que esto complica el panorama y abre la cancha al Gobierno para que por la vía de urgencia reglamentaria aprueben leyes como la reforma de la Ley de contribuciones especiales por ingresos excedentarios de Hidrocarburos.
“En ningún momento se conoció una postura del bloque, cada uno actuó por su lado. Hace falta cohesión de grupos, para hacer contención hay que organizarse y ellos no parecen estar organizados”, apunta el presidente de Entorno Parlamentario.
Rodríguez Franco señala que habitualmente hay una rotación de la vocería de los diputados de la MUD en algunos temas, pero considera que estos “aportan muy poco al enriquecimiento del debate parlamentario, y que generalmente sus intervenciones son para protestar, pero su discurso carece de datos y cifras precisas y acertadas”.
El experto reitera que deben estar bien preparados para las intervenciones, incluso cuando tienen espacios en medios, dado que la única ocasión de control político que tienen son esas intervenciones.
Mientras que es importante asistir a las consultas públicas de las leyes o propiciar esas actividades. Rodríguez Franco dice que la ciudadanía en pleno no sabe cuándo se hacen esas dinámicas, y que como no están normadas por el reglamento de la AN, ni por la Constitución, pues cada comisión hace lo que cree que debe.
Hace la salvedad de que “no todos los diputados son invitados, no se conoce la agenda, hay dificultades logísticas, no es una selección abierta, y no hay un manejo reglamentario riguroso”. Sin embargo, cree que deben estar más activos en este espacio.
El consultor político Edgard Gutierrez señala que la oposición tiene:
“una oportunidad única de hacer lo que los diputados del partido de Gobierno no hacen, el parlamentarismo de calle”.
Gutiérrez asegura que es en ese espacio, en la calle, donde está la oportunidad de oro, dado que el oficialismo mantiene una política excluyente en la Asamblea Nacional.
“Hoy solo hay individualidades que se expresan, no una política articulada y disciplinada”.

Momentos claves desperdiciados

Desde la instalación de este Parlamento con presencia opositora, en enero de 2011, varios debates han pasado, y se ha visto una oposición que si bien no tiene poder para detener con votos una ley, tampoco ha tenido los suficientes argumentos para despertar la conciencia ciudadana.
Gutiérrez considera que al bloque opositor le falta coordinación, que existe demasiada deliberación y poca ejecución, falta unidad de criterio y de acción .
Asegura que todo esto se evidencia en la falta de preparación en momentos comunicacionales claves, tales como cuando el Presidente Chávez les puso la oportunidad de en cadena nacional interpelar a los Ministros en las presentaciones de sus Memoria y Cuenta. “Buenas o malas sus respuestas, los Ministros fueron muy bien preparados, y sentí que a los diputados opositores les faltó coordinación. En el oficialismo se nota que el jefe de la fracción del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) les indica qué decir y cuándo intervenir, pero eso no se ha visto en la bancada opositora”.

A esto se suma, según Gutiérrez, que “no hay respaldo de investigaciones en los diputados, y el control parlamentario es su deber y deben ejercerlo a pesar de los obstáculos”.

Aun no son una bancada

El polítólogo Miguel Manrique, coordinador de la especialización de procesos y sistemas electorales de la UCV, detalla que la categoría de “bancada” es propia del lenguaje parlamentario para diferenciar los grupos, “pero eso no se ha logrado materializar aquí”.
El académico dice que ambos sectores están aprendiendo a ser gobierno en términos parlamentarios. Todos han tenido que someterse a un proceso de aprendizaje, para ser gobierno y oposición parlamentaria.
Considera que la recomposición del sistema político en el país ha llevado a que quienes antes eran parlamentarios de Gobierno, hoy sean de oposición, pero el problema es que nunca tuvieron que ser opositores y no aprendieron a serlo. “Tenemos 14 años en los que el gobierno parlamentario está en manos de una sola tendencia, los oficialistas han actuado como Gobierno, y no se ha producido lo que es parte de la relaciones de los poderes, en el cual el Parlamento es independiente y autónomo del Poder Ejecutivo, por el contrario existe un gobierno parlamentario relacionado que responde en forma automática a las políticas del Gobierno nacional”.
Manrique recuerda que el Parlamento es “discusión”, un escenario donde hay la interacción entre ganadores y perdedores. Apunta que ahí están quienes representan a los electores.
“La oposición tiene un drama, ellos se abstuvieron en el Parlamento anterior (2005-2010), y ese fue un comportamiento contrario a lo que es la democracia. Cinco años después regresaron y fueron a hacer sus primeras prácticas parlamentarias, esa bancada está por construirse y cohesionarse como tal”.
Considera que los acontecimientos los han apabullado, al punto que algunos han cambiado de postura política. “El chavismo hizo la Ley antitalanquera para que los chavistas no se cambiaran de bando, pero resulta que ha sido al contrario”, señala Manrique.
Tras evaluar su conducta y actuar, Manrique indica que el problema más grande es que estos representantes parlamentarios de oposición “no son representantes de partidos”, por lo que un Parlamento constituido por políticos de nombre importante, con respaldo de grupos, y no por el producto de un partido político, hace que se comiencen a diluir las responsabilidades políticas.
“Si fueran figuras producto de un partido político, los electores pueden exigir a su partido a la hora que sus diputados no cumplan, y en protesta no votar más por esa estructura partidista. Pero si soy independiente, no hay a quien reclamarle”.
El politólogo y ex director de la escuela de estudios político de la UCV, plantea que la ausencia de responsabilidad política de quienes no están sometidos a un orden y disciplina partidista, hace que hagan lo que quieran y que no rindan cuentas a nadie, pues no hay quien se las exija.

Son personalidades en mayoría y a esto se suma la debilidad de los partidos políticos para el control de sus diputados. “El único interés es mantener el poder”.

Enlace original aquí.

Anuncios

Publicado por

Xavier

Politólogo (UCV y UAB). Magíster en Estudios Latinoamericanos (USAL). Director de la ONG Entorno Parlamentario (@eparlamentario). Miembro del equipo directivo de @EducaMiranda

Y a ti qué te parece este artículo? déjame conocer tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s