Segundo semestre parlamentario: ¿transición o continuidad? Editorial del Parlamentoscopio 10

PortadaPor Xavier Rodríguez Franco. (Parlamentoscopio 10). Inicia un nuevo período legislativo en la Asamblea Nacional, dejando tras de sí un sobrevenido y complejo proceso electoral que dejó una notoria huella en el parlamento nacional, visible en la escasa producción legislativa y en la reactivación de hostilidades entre los sectores políticos que lo conforman como nunca antes lo pudimos presenciar en la actual legislatura. Para este nuevo período de sesiones, nos preguntamos cuál será el papel que desarrollará el Poder Legislativo en el marco del nuevo momento político post-Chávez.

La petición de una nueva Ley Habilitante, por parte del Presidente Nicolás Maduro, además de dar muestras de un portentoso desconocimiento del ordenamiento jurídico y de las competencias institucionales anti-corrupción en vigor, representa una elocuente muestra de necesidad de buscar mayor legitimidad hacia dentro del chavismo como frente a sus adversarios.

Lo cual además representa una apuesta por revitalizar la imagen de cohesión en el tándem Cabello – Maduro, garantizando la continuidad del esquema de subordinación del Poder Legislativo al Ejecutivo, en su principal facultad: legislar.

El rasgo de continuidad resulta visible, más aún si vemos que para trascender en política se requiere capital político propio y creatividad, contraste inocultable con su predecesor. En este sentido, por tercer año consecutivo el parlamento nacional mantiene su perfil de actuación institucional: una acumulada moratoria legislativa, un grado sostenido de opacidad y la permanencia de ajustes presupuestarios por medio de créditos adicionales. En suma, la preeminencia de una técnica legislativa orientada por una racionalidad estado-céntrica y excluyente ya suficientemente conocida.

Escenario que agudiza la confrontación, erosiona la estabilidad institucional y desencanta aún más a una ciudadanía cada vez más aislada en la resolución de sus problemas más acuciantes. En este sentido, insistimos en tres ideas aplicables para el gobierno y la oposición venezolana: 1 la pluralidad como fuente de legitimidad democrática. 2 la promoción de la transparencia como un importante mecanismo anti-corrupción y 3, promoción de condiciones para que la discrepancia pueda ser propositiva.

Para ello hemos compilado en esta edición, interesantes aportes que giran sobre estas tres ideas. El profesor Innenarity nos habla del rol de la transparencia en el escrutinio público, así como también Delia Ferreira, quien nos invitar a mantener vivo el pensamiento propositivo. Por su parte, el profesor Víctor Mijares nos ilustra sobre la diplomacia parlamentaria, mientras que Mario Elizeche explica cómo opera el juicio político en el Paraguay. Finalmente, Leandro López evalúa la eficiencia de los mecanismos de control parlamentario en Alemania y los Estados Unidos. Esperamos que esta décima edición contribuya al enriquecimiento del debate parlamentario de nuestro tiempo.

Enlace original aquí.

Anuncios

Publicado por

Xavier

Politólogo (UCV y UAB). Magíster en Estudios Latinoamericanos (USAL). Director de la ONG Entorno Parlamentario (@eparlamentario). Miembro del equipo directivo de @EducaMiranda

Y a ti qué te parece este artículo? déjame conocer tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s