El Estadio Nacional, de ‘cárcel’ de Pinochet a la alegría de un pueblo

Alexis Sánchez. Celebrando la primera Copa América de Chile.
Alexis Sánchez. Celebrando la primera Copa América de Chile.

Por Rocío Montes. El País.

Los fuegos artificiales que han explotado pasadas las ocho de la noche en el Estadio Nacional de Santiago, que se han podido observar y hasta escuchar desde diferentes lugares de la capital, han sido el corolario de una victoria futbolística esperada que a esta hora los chilenos festejan en las calles con una inédita alegría nacional. El triunfo de la selección en la Copa América, la mayor conquista deportiva de la historia de Chile,deja imágenes entrañables para muchas generaciones que hasta ahora se habían tenido que conformar con algunas discretas hazañas pasadas. La victoria de esta noche, por penales ante Argentina, de paso ha contribuido a cambiar la imagen del principal recinto deportivo de este país sudamericano. Si hace 41 años fue utilizado por la dictadura como uno de sus principales centro de detención del bando vencido, la izquierda de Salvador Allende, este 4 de julio se ha transformado en un símbolo de unión para un pueblo alegre que hace un paréntesis en sus conflictos políticos y sociales y, simplemente, celebra. Continúa leyendo El Estadio Nacional, de ‘cárcel’ de Pinochet a la alegría de un pueblo

América Latina: los paradigmas de su atraso

exigenciaPor Enrique Krauze. Publicado en El País el 15 de noviembre de 2003.

El año 1989 fue milagroso en la historia contemporánea. ¿Quién que no sea globalifóbico no recuerda sin nostalgia la Revolución de Terciopelo en Praga, la caída del Muro de Berlín, el fin de la guerra fría? Mientras esos cambios fundamentales ocurrían en Europa, en América Latina comenzaba a ocurrir un milagro quizá menos dramático, pero igualmente esperanzador: como fichas de dominó que de pronto se pusieran de pie, la mayoría de los países de esta región adoptaba la democracia liberal y abandonaba -al menos parcialmente- cuatro poderosos paradigmas de atraso histórico: el militarismo, el marxismo revolucionario, el caudillismo populista y la economía estatalizada y cerrada. Habría sido maravilloso que esos logros de 1989 se hubieran vuelto permanente realidad, y que el destino de aquellos cuatro jinetes de nuestro Apocalipsis fuera -como decía León Trotski- el “basurero de la historia”. Por desgracia, no ocurrió así. La democracia sigue siendo el único sistema legítimo para acceder al poder en América Latina, pero los jinetes cabalgan de nuevo. Continúa leyendo América Latina: los paradigmas de su atraso

Pretorianismo Parlamentario

pretorianismo parlamentarioPor Xavier Rodríguez Franco. Publicado por Guayoyo en Letras.

El carácter cívico de la política sigue entre comillas también después de la muerte de Hugo Chávez. La huella militar en la forma de conducir los asuntos públicos pervive en las arterias de la revolución bolivariana, más allá de los imperativos de “gobernabilidad democrática” que la actualidad sugiere. Los días posteriores a las elecciones sobrevenidas del pasado 14 de abril, han mostrado toda la toxicidad de una polarización que se ha recrudecido tras un controvertido proceso electoral, que más allá de su autenticidad o credibilidad, revela la lejanía de aquel país monocolor de diciembre de 2006 [1].

Contexto sociopolítico que sigue sin ser entendido por quiénes aseguran gobernar hasta el “dos mil siempre”. De aquí el talante de las forzosas acusaciones -que sin escatimar recursos- emiten sobre una oposición sensiblemente distinta a la del 2005. La actuación gubernamental, nos evidencia la incapacidad ¿o quizá indisposición? de comprender la movilidad social que ocurre en su electorado y también en el de sus adversarios políticos, aferrándose argumental y actitudinalmente al prisma de aquel -mucho más lejano- 2002. Comportamiento que demuestra no saber cómo llenar el vacío dejado por un liderazgo carismático sin igual, pero intransferible. Continúa leyendo Pretorianismo Parlamentario

¿Vuelve México a América Latina?

mexicoPor Miguel Ángel Bastenier. El País. [Recientemente asumió] la presidencia de México Enrique Peña Nieto, líder del PRI, el partido que gobernó el país amañando elecciones durante casi todo el siglo pasado y solo cedió el poder en 2000 a la formación conservadora del PAN. Desde su victoria el 1 de julio, América Latina se pregunta qué partido es el que vuelve, el de la ‘dictadura perfecta’, o una formación dispuesta a jugar el juego democrático. Pero seguramente es mejor preguntarse ¿cuál es el México que vuelve?

El prominente periodista mexicano Jorge Zepeda pinta un paisaje relativamente esperanzador: “la sociedad empuja a un presidencialismo firme, tras la parálisis de los gobiernos panistas. Gobernadores convertidos en señores feudales, narcos en control de regiones completas, empresarios más poderosos que el Estado, líderes sindicales inamovibles. Todos quieren un árbitro que imponga lógica en la rebatiña”. Y concluye, en conversación con el autor: “Peña Nieto podría ser un democratizador a pesar de sí mismo”. Continúa leyendo ¿Vuelve México a América Latina?

A propósito de la Ley Contra el Olvido

Por Carmen Alicia Hernández*. Aporrea.

El 25 de noviembre de 2011 fue publicada en Gaceta Oficial Nº 39.808 la “Ley Para Sancionar Los Crímenes, Desapariciones, Torturas y Otras Violaciones De los derechos Humanos Por razones Políticas En El Periodo 1958 – 1998” ( mejor conocida como “ley contra el olvido”).

Dicha Ley tiene por objeto “establecer los mecanismos para garantizar el derecho a la verdad y sancionar a los responsables de los hechos de violaciones de derechos humanos y delitos de lesa humanidad, tales como homicidios, desapariciones forzadas, torturas, violaciones, lesiones físicas, psíquicas y morales, privaciones arbitrarias de libertad, desplazamientos forzados de personas, expulsiones, deportaciones o exilios arbitrarios, violaciones de domicilio, hostigamientos, incomunicaciones, aislamientos, difamaciones e injurias, perjuicio patrimonial, represiones masivas urbanas y rurales, simulación de hechos punibles o procedimientos administrativos fraudulentos, que como consecuencia de la aplicación de políticas de terrorismo de Estado, fueron ejecutados por motivos políticos contra militantes revolucionarios y revolucionarias, luchadores y luchadoras populares víctimas de la represión, quienes perseguían el rescate de la democracia plena, la justicia social y el socialismo, así como el rescate de la memoria histórica de tales hechos y la reivindicación moral, social y política al honor y la dignidad de las víctimas de la represión que se generó, por parte del Estado Venezolano, durante el período transcurrido de los años 1958 a 1998 ”. Continúa leyendo A propósito de la Ley Contra el Olvido

Sobre “el neoliberalismo y el imperio”

Por Fernando Mires. ProDaVinci. No hay palabra que haya sido usada de un modo tan indiscriminado, y sobre todo, tan aburrido, como la palabra neoliberalismo. Tanto que a veces se tiene la inevitable impresión de que sólo es utilizada como medio retórico para descalificar opiniones divergentes. Basta que alguien se atreva a criticar a algún representante de las ideologías estatistas para ser calificado de inmediato como neo-liberal.

En gran medida los llamados anti-neo-liberales recurren a la palabra neoliberalismo de un modo muy parecido a los estalinistas cuando recurrían al concepto de burguesía. Todo aquello que discrepaba respecto al último informe de la URSS era calificado por los comunistas de ayer como una representación de la ideología burguesa.

Lo dicho contrasta con el hecho de que de los ideólogos que se denominan anti-neo- liberales, ninguno ha hecho jamás una crítica seria al llamado neoliberalismo. Continúa leyendo Sobre “el neoliberalismo y el imperio”

La Asamblea Consituyente de 1946

El 3 de octubre de 1946, los bolivarenses conocieron los candidatos postulados por el Estado Bolívar a la Asamblea Nacional Constituyente convocada por la Junta de Gobierno presidida por Rómulo Betancourt y la cual a propósito dictó el Estatuto Electoral que regiría dichas elecciones de representantes.

Por Américo Fernández. Analítica. De acuerdo con el Estatuto Electoral podían votar todo venezolano mayor de 18 años, hombre y mujeres, incluso los analfabetos. Hasta entonces sólo lo podían hacer los mayores de 21 años que supieran leer y escribir. Continúa leyendo La Asamblea Consituyente de 1946