La abstención

Por Leandro Area. El Universal

Hoy la abstención no suma, resta. No tiene rostro ni firmantes. Dice lo que no puede hacer. Alega, se desgañita, desvaría. Argumenta, argumenta y si te pones a ver es para pensarlo. Pero es insuficiente. No afina. Adormece, no convence. Deja un amargo aliento. Carece. No tiene llegadero. Se encharca en un hilo argumental que es lo más parecido a una estopa. No dialoga. Impone su maleficio sin consulta.

Hoy la abstención no habla claro, no puede. Se descompone en elementos. Parece pero no es. Se gelatiniza y adhiere a la infección. Mata pero no salva. No es su intención, no le importa curar al enfermo. No es médico sino sepulturero y la política no es eso. Expresa a un país que no hemos sido, que no somos, que no queremos, que desean otros. Nosotros no. Continúa leyendo La abstención

Anuncios