El Estadio Nacional, de ‘cárcel’ de Pinochet a la alegría de un pueblo

Alexis Sánchez. Celebrando la primera Copa América de Chile.
Alexis Sánchez. Celebrando la primera Copa América de Chile.

Por Rocío Montes. El País.

Los fuegos artificiales que han explotado pasadas las ocho de la noche en el Estadio Nacional de Santiago, que se han podido observar y hasta escuchar desde diferentes lugares de la capital, han sido el corolario de una victoria futbolística esperada que a esta hora los chilenos festejan en las calles con una inédita alegría nacional. El triunfo de la selección en la Copa América, la mayor conquista deportiva de la historia de Chile,deja imágenes entrañables para muchas generaciones que hasta ahora se habían tenido que conformar con algunas discretas hazañas pasadas. La victoria de esta noche, por penales ante Argentina, de paso ha contribuido a cambiar la imagen del principal recinto deportivo de este país sudamericano. Si hace 41 años fue utilizado por la dictadura como uno de sus principales centro de detención del bando vencido, la izquierda de Salvador Allende, este 4 de julio se ha transformado en un símbolo de unión para un pueblo alegre que hace un paréntesis en sus conflictos políticos y sociales y, simplemente, celebra. Continúa leyendo El Estadio Nacional, de ‘cárcel’ de Pinochet a la alegría de un pueblo

Herramientas para la democracia en tiempo real

2.0Por Bernardo Gutiérrez. El Diario.

¿Tiene sentido votar cada cuatro años cuando existe tecnología para expresar nuestra opinión instantáneamente? ¿Tiene sentido la democracia representativa cuando ya hay herramientas deliberativas para discutir colectivamente asuntos concretos? El Partido de la Red de Argentina, en su Manifiesto de la red, responde a su manera: “El ancho de banda de la democracia es limitado”. Si la inteligencia colectiva ya existe en tiempo real en entornos urbanos gracias a aplicaciones como Waze, ¿por qué no buscar las herramientas, plataformas o aplicaciones para construir una democracia en tiempo real? El Twittómetro Yes We Camp, que el colectivo Platoniq puso en marcha durante las acampadas iniciales del 15M en el año 2011, supuso una vuelta de tuerca al imaginario de democracia en tiempo real.

La teoría se hizo práctica. Cualquier persona podía enviar un tuit en Twitter utilizando las etiquetas #YesWeCamp, #Twittómetro y #sí o #no asociado a una propuesta. Por un lado, se creaba el vínculo entre redes y plazas, conectando asambleas celebradas en el espacio público y participación digital. Y por otro, el flujo continuo abría la puerta a la participación en tiempo real en las decisiones colectivas. El objetivo era, en palabras de Platoniq, “testear el (ciber)espacio público como herramienta de consenso”. Continúa leyendo Herramientas para la democracia en tiempo real

América Latina: los paradigmas de su atraso

exigenciaPor Enrique Krauze. Publicado en El País el 15 de noviembre de 2003.

El año 1989 fue milagroso en la historia contemporánea. ¿Quién que no sea globalifóbico no recuerda sin nostalgia la Revolución de Terciopelo en Praga, la caída del Muro de Berlín, el fin de la guerra fría? Mientras esos cambios fundamentales ocurrían en Europa, en América Latina comenzaba a ocurrir un milagro quizá menos dramático, pero igualmente esperanzador: como fichas de dominó que de pronto se pusieran de pie, la mayoría de los países de esta región adoptaba la democracia liberal y abandonaba -al menos parcialmente- cuatro poderosos paradigmas de atraso histórico: el militarismo, el marxismo revolucionario, el caudillismo populista y la economía estatalizada y cerrada. Habría sido maravilloso que esos logros de 1989 se hubieran vuelto permanente realidad, y que el destino de aquellos cuatro jinetes de nuestro Apocalipsis fuera -como decía León Trotski- el “basurero de la historia”. Por desgracia, no ocurrió así. La democracia sigue siendo el único sistema legítimo para acceder al poder en América Latina, pero los jinetes cabalgan de nuevo. Continúa leyendo América Latina: los paradigmas de su atraso

Matar la democracia desde la Asamblea. Por @FernandoDworak

Tejero
Imagen del Teniente Coronel Antonio Tejero durante el intento de golpe de Estado de 1981, desde el Congreso de los Diputados de España.

Por Fernando Dworak (Publicado en Sin Embargo. México).

La política es una actividad que despierta pasiones ente quienes tienen ideas fijas sobre cómo se deben tomar las decisiones públicas. Incluso las discusiones pueden subir de tono, pero mientras se respete la integridad del otro eso es normal. En todo caso, los debates se ganan por la solidez de los argumentos que por la sordidez de los insultos.

Bajo este supuesto un régimen democrático debe proveer reglas y procedimientos para desarticular las pasiones en los proceso de toma de decisiones y propiciar el encentro de posiciones contrarias. En una sociedad nadie va a ganarlo o perderlo todo para siempre, por lo que es necesario establecer normas aceptadas por todos para el cambio pacífico de grupos en el poder. Continúa leyendo Matar la democracia desde la Asamblea. Por @FernandoDworak

¿Qué les está pasando a los poderosos?

y si nos cansamos todos

Por Moisés Naím (El País). En su primer discurso ante el Congreso, en 2009, el presidente Obama propuso un presupuesto con ambiciosas inversiones en energía, sanidad y educación. “Esto es América”, proclamó. “Aquí no vamos a lo más fácil”. Cuatro años después, hasta lo fácil se le ha vuelto imposible. “Acordemos aquí, y ahora, mantener al Gobierno funcionando, pagar las facturas a tiempo y proteger el crédito de Estados Unidos”, imploraba Obama al Congreso hace unas semanas. Evidentemente, el presidente de la superpotencia no se debe sentir muy poderoso.

El resultado de los comicios en Italia ha sumido al país en una crisis aún mayor de ingobernabilidad, y en Israel y Reino Unido, Benjamín Netanyahu y David Cameron se han visto obligados a forjar complejas coaliciones para poder gobernar. Las victorias electorales con grandes mayorías son cada vez menos frecuentes. A nivel mundial, la comunidad internacional no logra actuar para detener las matanzas en Siria o el calentamiento global. Continúa leyendo ¿Qué les está pasando a los poderosos?

Sobre democracias fallidas y dictaduras que funcionan (Singapur)

Por David Jiménez (ABC) Para los que creemos que la democracia es el menos malo de los sistemas de gobierno, Singapur plantea un problema. He aquí una nación gobernada por un solo partido desde su fundación en 1963, con una prensa dócil y un autoritario liderazgo dinástico. Y que, sin embargo, ha pasado de insignificante aldea de pescadores a superar a las democracias occidentales en casi todos los índices de desarrollo.

Los estudiantes de Singapur están en el top cinco del informe PISA en educación, su Gobierno es el quinto menos corrupto, el crimen es puramente anecdótico y sus ciudadanos disfrutan de una renta per cápita de 46.000 euros anuales, muy por encima de España e incluso EEUU. Y aún hay más: la pequeña isla Estado ha conseguido todo eso en apenas unas décadas, sin tener recursos naturales.

Continúa leyendo Sobre democracias fallidas y dictaduras que funcionan (Singapur)

Capriles como Churchill y el Parlamentarismo

Sobre la tradicional polémica parlamentarismo vs. presidencialismo para América Latina. Por Julio César Pineda. El Universal.

Las recientes elecciones en Venezuela, y la deformación del presidencialismo en América Latina, con la concentración de todos los poderes en una sola persona, replantean la discusión de la conveniencia, para la democracia latinoamericana del sistema parlamentario. Tanto el Parlamentarismo como Presidencialismo, son formas democráticas de gobiernos vigentes. Los Sistemas Parlamentarios permiten una especial consonancia entre los electores y los elegidos y una especial relación entre el Ejecutivo y el Legislativo. El Parlamentarismo se fundamenta en partidos, ideológicos o pragmáticos, de masas o de cuadros con disciplina en el Congreso. El presidencialismo latinoamericano ha originado los caudillos, que prefieren dejar de lado a las fuerzas políticas y al pluralismo que las mismas expresan para invadir las otras áreas del poder político. Siempre se alega la legitimidad de origen y se olvida la más importante que es la ejecución del mandato.

Con la primera expresión del presidencialismo desde la Constitución de 1787, Estados Unidos presentó nuevo modelo de gobierno eminentemente democrático con la total separación y equilibrio de poderes.  Continúa leyendo Capriles como Churchill y el Parlamentarismo